jueves, 8 de agosto de 2013

Pongamos que hablo de...

Has dejado una ciudad llena de recuerdos olvidados,
de risas inquietas, de vergüenza en las esquinas,
de tormentas, de pisadas donde pisas.

De sonrisas avergonzadas si por casualidad me miras,
de caricias olvidadas, de disculpas ahogadas,
de palabras.

De palabras desgastadas de tantas veces decirlas,
de abrazos rechazados que no volverán nunca,
de sombras taciturnas.

De besos robados que no existieron,
manos enlazadas sin saber qué están haciendo.
Dudas, miedo.

Todo esto hemos dejado en una ciudad,
en poco tiempo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario