jueves, 9 de julio de 2015

XLI - Bécquer

Tú eras el huracán y yo la alta
torre que desafía su poder:
¡tenías que estrellarte o abatirme!
¡No pudo ser!

Tú eras el océano y yo la enhiesta
roca que firme aguarda su vaivén:
¡tenías que romperte o arrancarme!
¡No pudo ser!

Hermosa tú, yo altivo: acostumbrados
uno a arrollar, el otro a no ceder;
la senda estrecha, inevitable el choque...
¡No pudo ser!


sábado, 27 de diciembre de 2014

Rima XI - Bécquer

—Yo soy ardiente, yo soy morena, 
yo soy en símbolo de la pasión,
de ansia de goces mi alma está llena.
¿Es a mí a quien buscas?
                                     —No es a ti, no. 

—Mi frente es pálida, mis trenzas de oro,
puedo brindarte dichas sin fin.
Yo de ternura guardo un tesoro. 
¿A mí me llamas?
                                     —No, no es a ti.

—Yo soy un sueño, soy imposible,
vano fantasma de niebla y luz.
Soy incorpórea, soy intangible,
no puedo amarte. 
                                  —¡Oh,ven, ven tú!




domingo, 21 de diciembre de 2014

People

Algunas veces vas andando entre la gente y te das cuenta, simplemente lo notas, cómo pasas por sus vidas de forma fugaz y puntual. Cómo aquel señor mayor se ha fijado en ti una milésima de segundo antes de cruzarse con la chica que va detrás, o esa anciana que se disculpa contigo por haberte rozado con la bolsa de la compra, incluso dos niñas pequeñas que posan su mirada en aquel colgante que cuelga de tu cuello antes de cruzar la calle. Y luego te esfumas. Te desvaneces para volver a reaparecer en el decorado de la vida de otro.
Entonces te preguntas si también te convertirás en alguno de esos desconocidos fortuitos que causan mella, como el violinista que tocó tu canción favorita aquel día tan frío de hace un par de años, o la señora que te dio un pañuelo cuando estabas llorando en el parque o el compañero de hospital que te contaba esos chistes tan malos y se fue sin decir su nombre.
Pienso que sería bonito si alguien así es capaz de recordarte con una sonrisa. Aunque no sepas si en el fondo ríe o muere por dentro. 

Fuente: Las seis flores del hibisco "Can you talk with me?"